1604 stories
·
7 followers

Los Warriors y su comunicado por el conflicto Curry-Trump

1 Share
NBA 2017/18
Los Warriors junto a Obama, una imagen que no se repetirá con Trump
La franquicia californiana salió a respaldar a su estrella y dejó clara su postura en el conflicto con el presidente.

 

La presidencia de Donald Trump divide aguas en Estados Unidos y está claro que su imagen no es nada positiva en el mundo del deporte, especialmente del baloncesto. Para confirmar esta sensación, estamos viviendo un fin de semana repleto de mensajes cruzados entre Trump y varias figuras de la NBA.

Una de esas estrellas es Steph Curry, quien el viernes declaró que no pensaba visitar la Casa Blanca, debido a sus diferencias con las políticas de Trump. Como no podía ser de otra manera, el mandatario no se quedó callado y retiró la invitación a los Warriors. Ante esto, y respaldando claramente al dos veces MVP, Golden State emitió un comunicado dejando en claro su postura al respecto.

"Mientras teníamos la idea de reunirnos esta mañana ante la primera oportunidad, para colectivamente discutir una posible visita a la Casa Blanca, aceptamos que Donald Trump ha dejado claro que no estamos invitados".

"Pensamos que no hay nada más americano que la posibilidad de expresarse libremente de los individuos sobre temas importantes para ellos. Estamos decepcionados por no haber tenido la oportunidad durante este proceso de reflejar nuestros puntos de vista o tener un diálogo abierto en problemas que impactan nuestras comunidades y creemos que eran importantes mencionar".

"Sin la visita a la Casa Blanca, decidimos que usaremos constructivamente nuestro viaje a la capital de la nación en febrero para celebrar la igualdad, la diversidad y la inclusión, valores que apoyamos como organización".

 
Read the whole story
llucax
5 hours ago
reply
Berlin
Share this story
Delete

Mapuche: “Frente a un clima racista, la diversidad cultural es el gran potencial del país”

1 Share

Insultos, ataques, racismo y operaciones periodísticas contra el pueblo mapuche. La construcción del enemigo interno. En ese contexto, hablan las comunidades de Neuquén y Vaca Muerta, que reclaman legal y constitucionalmente sus territorios. “Frente a un clima discriminador y racista, la diversidad cultural es el gran potencial que tiene la Argentina”. La tierra, el derecho a la consulta, cómo toman los ataques políticos y mediáticos, mientras son quienes más y mejor defienden la legalidad y la Constitución. (Escuchá el programa completo)

Descargar Bloque 1 | Descargar Bloque 2

Descargar el programa
La reproducción de este programa es libre. Sólo tenés que mandar un mail a infolavaca@yahoo.com.ar para emitir todos los programas de Decí MU

Read the whole story
llucax
5 hours ago
reply
Berlin
Share this story
Delete

Santiago y los lápices

1 Share

Una multitud de estudiantes secundarios recorrió el centro porteño para recordar el 41 aniversario de La noche de los lápices con dos preguntas que interrogaban al Estado y a la democracia. ¿Dónde está Santiago Maldonado? Y dónde está el futuro de la escuela pública.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca

León tiene 14 años y escrito en un cachete “prohibido” y en el otro “olvidar”. Cuando no lleva en su mano la cartulina en la que garabateó “Los lápices siguen escribiendo” sostiene el megáfono apuntando a la cabecera de la marcha que por la ciudad fue cantando:

“Patricia Bullrich

decinos ya

el compañero Maldonado

dónde está”.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca

Así, memoria y presente se unieron esta movilización de estudiantes que recorrió las calles del centro de la ciudad, desde la sede del ministerio de Educación de la Nación hasta el porteño, atravesando la avenida Corrientes, el Obelisco y Plaza de Mayo. En todo el trayecto, el canto fue esa pregunta, dirigida a la ministra de Seguridad y para que responda por una desaparición forzada que hoy es el grito de estas chicas y estos chicos que llevan una bandera blanca que con letras negras interroga a la democracia.

Hoy también es La Noche de los Lápices, porque se cumplen 41 años del secuestro de 10 estudiantes secundarios de La Plata. Tenían entre 14 y 18 años. Sólo 4 sobrevivieron. A seis los fusilaron luego de torturarlos durante una semana. Eran parte de quienes reclamaban por el boleto estudiantil, algo que en la siniestra lógica de la dictadura representaba, en palabras del entonces comisario general Alfredo Fernández “un potencial semillero subversivo”.

Eso era para la dictadura la escuela pública.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca

Entre los miles que hoy están marchando por las calles de la ciudad están las estudiantes (mayoría, las chicas, coparon desde la cabecera hasta las batucadas de las más de cinco cuadras que se extendía la columna central) y los estudiantes de los 27 colegios porteños tomados, en protesta por los anuncios de las reformas educativas, que incluyen que durante el último año se conviertan en mano de obra gratuita y a expensas del mercado. “No es sólo eso lo que cuestionamos, pero sí lo que más nos revuelve el estómago”, dirá Marita, 15 años, mientras camina con su cartulina en la mano que exige “Aparición con vida de Santiago”. Enumera entonces una serie de despropósitos que contiene el anunciado proyecto, titulado “La secundaria del futuro”. Apunta a la principal falencia (“no consultaron a nadie”) y define el plan como “una sarta de generalidades” que se contradicen con la realidad “no actualizan los salarios docentes, que es algo prioritario para lograr una educación de calidad,y pretenden venir a hablarnos de inversión en tecnología”.

Catorce años tiene León, quince Marita y ya saben que la escuela pública es lo que hay que defender hoy en la calle porque este gobierno considera que es un semillero de jóvenes “que sabemos cómo organizarnos para defender nuestros derechos”.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca

La multitud canta ahora:

“Alerta, alerta que están vivos

Los ideales de los desaparecidos”.

Frente a la sede del ministerio de Educación porteño, con la bandera blanca que en letras negras interroga ¿dónde está Santiago Maldonado?, la multitud de estudiantes inicia una asamblea a cielo abierto. Lo que debaten así, mientras cae la noche en la avenida Paseo Colón, con el monumental edificio del Comando en Jefe de las fuerzas armadas a sus espaldas, es cómo van a dar batalla por su futuro.

Tienen una herramienta poderosa y lo saben: la memoria.

Esa es la principal lección que nos dan con esta marcha.

Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Fotos: Nacho Yuchark para lavaca
Read the whole story
llucax
4 days ago
reply
Berlin
Share this story
Delete

El Futuro de la Secundaria: qué está en juego con la reforma educativa

1 Share

30 escuelas de la Ciudad de Buenos Aires se encuentran tomadas por sus estudiantes, con apoyo de padres, madres y docentes. Exigen al Ministerio de Educación porteño, a cargo de Soledad Acuña, que no se aplique la reforma conocida como “Secundaria del futuro”: porque que nunca se les consultó, y porque no están de acuerdo. Y suman reclamos históricos. La discusión de fondo implica un cambio profundo en la matriz de la educación pública argentina: “Frenarlo depende de nosotros”. Mañana, una reunión clave.

Por Sebastián Andrade para lavaca.org

Las escuelas tomadas en la Ciudad de Buenos Aires son la punta del iceberg de una reforma educativa planteada por el gobierno que avanzaba silenciosa, hasta que las y los jóvenes se pusieron en estado de alerta. Desde entonces, reclamaron reuniones con las autoridades para tener más información, pero ésta sólo fue dada de manera parcial e incompleta. Se sumaron dudas, se rechazaron las iniciativas más polémicas y se sumaron los colegios: al día de hoy, 30 están tomados en la Ciudad de Buenos Aires.

Los jóvenes también piden la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral en todas las escuelas y que se escriba un protocolo para casos de violencia de género y discriminación; reformas edilicias integrales, viandas y comedores para los colegios; que se derogue el protocolo de intervención para los colegios tomados ante la repetida presencia de policías en las escuelas; y la aparición con vida de Santiago Maldonado, consigna eje de la marcha que realizaron el pasado viernes.

Santiago y los lápices

La reforma que dio origen al conflicto fue presentada informalmente por el Gobierno a través de un Power Point y notas en los diarios. Nada tan nuevo: es la “profundización de la Nueva Escuela Secundaria”, que ya es aplicada en los primeros tres años de cursada y que dejó a la vista sus problemas.

Los ejes: con el nuevo plan, el 70 por ciento de la carga horaria de quinto año pasaría a ser de prácticas profesionales en empresas u ONGs. Además, las materias serán incluidas en áreas como historia, cívica, geografía, que podrían ser tomadas por un solo profesor.

Es decir: más trabajo gratuito para los estudiantes, menos trabajo pago para los docentes.

Cómo y por qué se toma un colegio

Al día de hoy hay 30 colegios están tomados. Los alumnos cuentan que, en todos los casos, la decisión de tomar es el último escalón de una larga serie de imposiciones, ninguneos y violencias que deben soportar estos jóvenes hoy. Dentro y fuera del colegio.

Primer acto: asamblea del Centro de Estudiantes del Yrurtia. Todos las y los jóvenes, sentados. Alguien recuerda: “Ya pedimos formalmente una reunión con la ministra o con alguien que sepa responder, movilizamos y no nos atienden”.

Expone qué es la “Secundaria del Futuro”.

Luego, se vota: la mayoría levanta la mano. Se toma.

Una comisión hace un cartel para visibilizar la decisión al barrio y al Ministerio de Educación porteño. Otra: prensa. Otra: seguridad. Otras: limpieza, comida, actividades.

Entre los carteles, uno menciona: protocolo contra la violencia de género.

“En el Yrurtia hay un estudiante denunciado por violación. La chica que lo denunció comparte 8 horas por día con él. ‘El instituto no está preparado para llevar esta situación porque no hay un protocolo que lo ampare y lo oriente No quiero compartir espacio con él, y aunque la firma venga desde arriba, desde abajo lo podemos cambiar”.

Segundo acto: Normal 1, lunes 4 de septiembre. Federico, arito en la nariz y la oreja, presidente, propone tomar el colegio ante la falta de respuesta de las autoridades. La asamblea aprueba. Se forman las comisiones. Federico tiene ojos cansados, pero sonríe cuando habla: “Hay muchas cosas en juego y muchas responsabilidades. Estamos cuidando un patrimonio histórico”. Con voz grave: “Milito desde los 14 años. Siempre en el centro de estudiantes, para cambiar al menos una parte de mi realidad. Vengo de una familia pobre que no pudo estudiar. Si no puedo cambiar eso, por lo menos quiero cambiar la situación de mi segunda casa”.

Tercer acto: Instituto Fader, viernes 8. Dice Maite con convicción: “Lo único que salió en los medios es lo que después repite la gente: ‘temor por fiestas en colegios tomados durante el fin de semana largo’. A nosotros nos preocupa qué vamos a comer, cómo vamos a limpiar, pero nos organizamos. También estamos acompañados por nuestros padres, que es super importante, pero queremos que nos dejen ser protagonistas de esto. Si no nos movemos, nos pasan por arriba”.

Las amenazas

Tres centros de estudiantes distintos relatan las situaciones de amedrentamiento y vigilancia que sufren como una suerte de represalia por reclamar contra la reforma educativa.

Primer acto: Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia, Mataderos, CABA. Madrugada. Está tomada por los estudiantes, con apoyo de padres, madres y docentes. Tocan la puerta. Atiende un estudiante. No hay nadie del lado de afuera, pero hay algo: una caja. La abre: un caracol roto, un preservativo y una carta. “Los ataques van a seguir a menos que…”. Firma RCREW.

Otra noche suenan las alarmas. Los estudiantes y el casero revisan el establecimiento. Todo está bien. Salen. La caja de electricidad está destrozada. Dos chicas salen acompañadas porque la sirena les generó ataques de pánico. Una camioneta del Ceamse las sigue hasta la esquina.

Segundo acto: Normal 1. Recoleta. Escuela tomada. La escena es diferente al Yrurtia, pero similar. Suena el teléfono: amenaza de bomba. Se repite durante la semana, sistemáticamente. No es una situación nueva, pero con la ocupación se volvió regular. Se vacía la escuela,  entra la policía, revista todo. Todo, menos el aula donde los estudiantes guardan sus cosas: se lo habían impuesto.

Tercer acto: Escuela Técnica 6, Distrito Escolar 12. Fernando Fader. Pasaje La Porteña. Noche. Una camioneta blanca parada en la puerta apunta hacia los estudiantes del interior con un láser. Sigue a los y las jóvenes que salen. Se repite la escena en loop.

Maite, delegada de quinto año, orientación publicidad, mira a los ojos: “Nos dan mucho cagazo, pero tomamos las medidas de seguridad necesarias”.

Futuro por pasado

Un ventilador hace fuerza por arrancar. Cruje sobre el pizarrón en un aula del Mariano Acosta. En el Yrurtia, son las paredes las que crujen. En el Fader, las computadoras. En la Escuela de Danza Mastrazzi, lo ruidoso son las ratas.

Maia no entiende de qué futuro le hablan: “La reforma propone impresoras 3D en todas las aulas, wifi en todas las aulas… Nos encanta, es nuestro sueño, pero… ¡Se nos caen los techos, ministra!”

Maite: “En el Fader hay ocho computadoras. Tres tienen virus, dos no funcionan… Hay nueve cursos que las necesitan: tres terceros, tres cuartos, tres quintos tienen clases diseño. En el mío somos 15 estudiantes. ¿Cómo hacemos? Encima, el programa Conectar Igualdad ya cerró, asique los chicos de primer año no recibieron las netbook. Quien no tiene una computadora en su casa, ¿cómo hace?”.

Normal 2 Mariano Acosta. Un curso vaga por la escuela de Once buscando un aula. La escena se repite 16 veces con diferentes estudiantes. Cada año que pase, faltarán más aulas. Agustín, presidente: “Pedimos un anexo, encontramos un edificio donde podríamos hacerlo, pero el Ministerio perdió el documento en el cambio de gestión”. Mira al pasado y ve un futuro que no quiere: “Yo ya viví el conflicto por la Nueva Escuela Secundaria y veo reflejos de ese 2015 y también del 2013. Lo veo también con el protocolo para la denuncia de las tomas. No puedo dejar pasar de largo esa experiencia”.

Versiones para todos y cada uno

En las primeras noticias que publicaron Clarín y La Nación, el paquete parecía cerrado. Pero no. Horacio Rodríguez Larreta dijo que no había ni un papel firmado. La ministra, lo contrario. Los trípticos que reparte el Gobierno parecen espejitos de colores.

Maite saca un volante de la mochila: “¿Qué dice? No dice nada. Entre las preguntas más frecuentes del volante no incluyen ninguna de las que le planteamos al Ministerio los estudiantes”.

Federico: “Encima no podemos confiar en lo que dicen los trípticos porque cuando lo hablamos con la secretaria de Coordinación Pedagógica, Andrea Bruzos, nos dice una cosa. A los rectores les dicen otra. A los supervisores, otra”

Maite: “El problema es que quieren profundizar algo que no está cerrado: En el Fader algunos van a tener que hacer la pasantía, pero no nos dan ninguna respuesta de dónde vamos a trabajar: Mientras, no quieren dialogar con nosotros”.

Maia: “Hubo jornadas en las que se suspendían las clases, nos bajaban un documento sobre la NES. Después teníamos que subir al Distrito nuestro debate, pero nunca fue escuchado. Andrea Bruzos no nos supo responder ni dónde van a ser las pasantías, ni qué íbamos a hacer, ni qué haría con la repitencia. Sin terminar de pensarla ya la quieren aplicar. Si no funciona, la van a seguir aplicando”.

Maite: “Nunca pisaron una escuela pública y quieren decidir sin escucharnos”.

Federico ejemplifica: “Bruzos no nos supo responder si el facilitador de quinto año tendría alguna acreditación en pedagogía. Bajan al docente de su rol”.

Uno de los apartados del tríptico llena los blancos: “No se elimina la repitencia. La evaluación continua debe servir para detectar qué contenidos y habilidades los estudiantes no alcanzaron y son necesarios para seguir aprendiendo. Se propician espacios de recuperación y acompañamiento a lo largo del ciclo lectivo”.

Maite: “No dice nada”.

Federico: “Creo que dice lo que pasa actualmente”

Maite: “No aclara si se hace paralelamente o no. ¿Si me llevo tres materias, sigo cursándolas junto con el año siguiente? No se entiende”.

Agustín: “Se lo preguntamos. Simplemente no lo saben”.

Meritocracia

Último acto: Ciudad de Buenos Aires. Ministerio de Educación. Más de 20 colegios tomados. Miércoles 13 de septiembre. Primera reunión de estudiantes con Soledad Acuña.

-¿Nombre?

-Federico.

-No pasan los colegios tomados.

El Normal 1 ya está tachado en la hoja que tiene un policía en la mano.

-¿Nombre?

-Ignacio, de la Escuela Técnica 37.

-Ya está el cupo lleno -tacha el nombre de la escuela de una hoja.

Federico: “Parece una pedagogía de premio y castigo”.

Maia: “La estrategia fue dividirnos. Les salió mal”.

Read the whole story
llucax
4 days ago
reply
Berlin
Share this story
Delete

Melancolía en espiral: La despedida del Shaman

1 Share

Estirpe particular en clave de falsete: lo telonearon, impecables. Los reyes del falsete extienden el ser soportes aunque sea una canción más y lo acompañan en “Sonriendo”. La canción habla (muy a grandes rasgos) de hacer distintas cosas y siempre sonreír. El nivel de misticismo y trance que se maneja en el elegante teatro Xirgu, le saca unas lagrimas a unxs, le eriza los vellos de los brazos a otrxs pero los deja a todxs así, con una sonrisa (melancólica, de bronca, de admiración o de introversión). Shaman Herrera y Los Reyes están en el medio del teatro, rodeados de caluroso afecto. Las luces rojas dan más calidez aún, a un momento que se asemeja al destino del comodorense: una canción de fogón. Solo que esta vez, él es la llama y la canción. Las personas aglutinadas en un gran círculo y la morfología cilíndrica del teatro funden en una espiralada estética los hipnóticos sonidos de la voz del gran señor de holgada indumentaria, pelos y bigotes largos. “El primer color” (ya sin Los reyes) termina de confirmar que la melancolía iba a ser un actor importante en la noche del jueves.

Los reyes del falsete – Foto: Dana Ogar
Los reyes del falsete y Shaman Herrera – Foto: Dana Ogar

Ya en el escenario y alternando canciones nuevas con otras de los Hombres en llamas (primer formación de Shaman), pasando por la electrónica, el folk, el indie, Los pilares de la creación (Adrián Conti, Alejandro Bertora, Eduardo Morote) llegan a un punto cúlmine hacia la mitad del recital. Teclados y piano, batería, bajo, guitarra y ¡tuba! se destacan por igual en “El camino a Plutón” y “Sueño real”; ellos saben qué canciones son y qué dicen cada una: “A través de soles he venido escapado tengo ganas de asentarme en un planeta despoblado” y “Se abre el camino entre las montañas, la nieve sagrada. La casa que está al pie de la colina, en llamas, divina. La veo entrar…, todo lo que soñé es real.” Shaman les toca el corazón y el corazón de ellos está en sus instrumentos. La despedida toma su forma, la vuelta a su Patagonia natal se materializa en eso que alguna vez se autopredijo en forma de canción. Le siguen “Sonríe”, “El árbol”, “Rostros”… y las almas quieren salirse de sus cuerpos y abrazar a ese ser en la infinitud. Solo logran pequeños escapes: quebrados gritos de “no te vayas, volvé, quedate para siempre”. “Las distancias no existen” responde solemne y ansioso de ir a su querida montaña a criar a su hijita y a crear canciones, quizás no tanto sobre allá, sino más bien, desde allá para, algún día volver acá, y tocarlas.

Shaman Herrera – Foto: Dana Ogar

Por supuesto que la pregunta que se hacen todxs, también se dispara en la noche y Shaman dice que va a buscar a Santiago. Otro punto para la emotividad. “Ya no basta con vivir feliz”. La canción a la libertad (“En la noche”) resume lo que Shaman venía explicando: él se siente de La Plata, vivió 15 de sus 36 años allí, está cómodo pero no basta; el Epuyén lo alimentará de más magia y originalidad para seguir expandiéndose y creando canciones nuevas como “Avatar” y “Puntito Azul” (con la que termina fundido en infinitos aplausos), canciones que harán desplazarse a más de uno de sus lugares comunes, siempre hacia arriba y en espiral, como la mítica despedida (o hasta luego) en el Xirgu.

Shaman Herrera – Foto: Dana Ogar
Shaman Herrera – Foto: Dana Ogar

Foto principal: Shaman Herrera, por Dana Ogar.

La entrada Melancolía en espiral: La despedida del Shaman aparece primero en Indie Hoy.

Read the whole story
llucax
5 days ago
reply
Berlin
Share this story
Delete

Drag Racing With DIY Drone Engineer Zoe Stumbaugh

1 Share
From: Motherboard
Duration: 09:52

The ubiquity of drones in the modern world has recently birthed a new sport: drone racing. Motherboard’s Erik Franco went to meet drone racing 'it' girl Zoe Stumbaugh as she prepares for a major race and competes with the fastest model she's ever built.

WATCH NEXT: The Drone Engineer Helping Farmers Work Smarter - http://bit.ly/2y1Odqi

Subscribe to MOTHERBOARD: http://bit.ly/Subscribe-To-MOTHERBOARD

Follow MOTHERBOARD
Facebook: http://www.facebook.com/motherboardtv
Twitter: http://twitter.com/motherboard
Tumblr: http://motherboardtv.tumblr.com/
Instagram: http://instagram.com/motherboardtv
More videos from the VICE network: https://www.fb.com/vicevideo

Read the whole story
llucax
6 days ago
reply
Berlin
Share this story
Delete
Next Page of Stories